Más fondos para la escuela en el mundo

El último Informe de Seguimiento de la Educación para Todos alerta sobre la incidencia negativa de la crisis en las metas educativas marcadas para 2015

La Semana de Acción Mundial (GAW), celebrada del 19 al 25 de abril, ha solicitado a gobiernos y donantes que movilicen conjuntamente sus recursos y cumplan la promesa, formulada en la Cumbre del G-8 en Gleneagles, de asignar 50.000 millones de dólares a la educación, activando ante los responsables políticos y la comunidad internacional los temas relacionados con la
En el África Subshariana se ha producido una reducción del gasto por alumno en el bienio 2009-10.
financiación de la educación y reclamando que se aumenten los recursos financieros destinados a la Educación para Todos (EPT).

 

Madrid.
La Unesco, que coordina la iniciativa de la Educación para Todos (EPT), ha apoyado activamente las campañas de la Semana de Acción Mundial (GAW, en sus siglas en inglés) desde su inicio y este año ha celebrado en todo el mundo actividades relacionadas con la financiación de la enseñanza y la promoción de la campaña de 2010. En el plano nacional, las escuelas afiliadas a la Red del Plan de Escuelas Asociadas de la Unesco (redPEA) de todas las regiones del mundo estaban invitadas a participar en la Semana de Acción Mundial 2010, en particular en “la lección más grande del mundo” que se celebró el 20 abril con el título“1GOAL: Lesson for All” -Un gol: una lección para todos-, que marcó el cenit de la campaña de este año. Esta lección se centraba en la prestación de una educación pública de calidad en tanto que derecho humano y pondrá de relieve los problemas financieros que actualmente confronta la EPT.
“1GOAL: Education for All” es una campaña de promoción que trata de sensibilizar a la opinión pública acerca de la importancia de la educación. Mediante el uso de vídeos y prensa escrita, la campaña aprovecha la participación de conocidos comentaristas deportivos, patrocinadores, jugadores y equipos. La Copa del Mundo de la FIFA, que se celebrará en Sudáfrica, a partir del 11 de junio próximo y que se disputará por primera vez en este continente, atraerá la atención de millones de aficionados hacia los progresos, las dificultades y las limitaciones que se confrontan en la tarea de brindar educación en el continente africano. La campaña continuará una vez concluida la GAW y adquirirá más impulso a medida que se aproxime la fecha del torneo mundial de fútbol.
Aunque la ayuda que se brinda al sector educativo ha aumentado en los últimos años, sigue habiendo un déficit financiero de 16.000 millones de dólares. Además, la ayuda a la educación no siempre llega a quienes más la necesitan. La pobreza, el sexo, la condición étnica, el idioma, el lugar de residencia y la discapacidad son obstáculos que dificultan la prestación de servicios educativos a los grupos más difíciles de alcanzar. La prestación educativa en los países en situación de conflicto no recibe el apoyo suficiente, lo que socava las posibilidades de recuperación. Entre las soluciones previstas para hacer más accesible y asequible la educación a los grupos marginados figuran la reducción de los costos, el acercamiento de las escuelas a las comunidades marginales y la creación de programas “de segunda oportunidad”.

EPT: Informe de Seguimiento 2010

En muchos de los países más pobres del planeta, los sistemas educativos están sufriendo ahora las consecuencias de la recesión económica mundial. En el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo 2010, elaborado por la Unesco, se afirma que la crisis podría crear una “generación perdida” de niños cuyas oportunidades vitales quedarían irremisiblemente dañadas, si no se logra proteger su derecho a la educación. El Informe examina quiénes son esos niños y por qué se están quedando retrasados, y analiza las soluciones específicas capaces de garantizar que ningún niño se quede sin escolarizar.
Han transcurrido diez años desde que la comunidad internacional se fijó los seis objetivos de la Educación para Todos en el Foro Mundial sobre la Educación, celebrado en Dakar el año 2000. Los resultados obtenidos desde entonces son desiguales, según se precisa en el Informe, ya que “aunque se han conseguido logros importantes en el pasado decenio, muchos de los países más pobres del mundo no van por buen camino de alcanzar la metas fijadas para 2015”.
El fracaso en la empresa de llegar a los marginados se ha traducido en la denegación del derecho a la educación a muchas personas. “En un momento en que los efectos de la crisis económica mundial se dejan sentir todavía -se indica en el Informe- hay un peligro real de que muchos de los progresos realizados en los últimos diez años se estanquen, o incluso de que se produzca una regresión. La educación se halla en peligro y los países deben adoptar planteamientos más integradores, vinculados a estrategias más generales, a fin de proteger a las poblaciones vulnerables y superar las desigualdades”.
Los indicadores del desarrollo humano muestran que la situación se está deteriorando. Se estima que en 2009 unos 125 millones más de personas engrosaron las filas de los malnutridos del mundo y que en 2010 unos 90 millones más de seres humanos se sumirán en la pobreza.
El aumento de la pobreza y el desempleo, junto con la disminución de los ingresos, han hecho que muchas familias pobres y vulnerables se vean obligadas a reducir su gasto en educación y retirar a sus hijos de la escuela.
Los presupuestos nacionales de los países pobres se hallan sometidos a presión. Así, el África Subsahariana tiene que afrontar una disminución potencial de unos 4.600 millones de dólares para financiar sus sistemas educativos en 2009 y 2010, lo cual equivale a una reducción del 10% en el gasto por alumno de primaria.
Desde la Unesco se emplaza a los responsables políticos y a la comunidad internacional a “proporcionar de inmediato una ayuda continua y previsible para compensar la pérdida de ingresos fiscales, salvaguardar el gasto social prioritario y apoyar el progreso de la educación”, y se propugna la convocatoria en 2010 de una conferencia internacional sobre los compromisos de los donantes de ayuda para colmar el déficit de financiación de la Educación para Todos

Alcanzar los objetivos

En el Informe de Seguimiento de la EPT 2010 se constata que el número de niños sin escolarizar en todo el mundo ha disminuido en 33 millones desde 1999. Asia Meridional y Occidental ha reducido a más de la mitad el número de esos niños, lo cual supone una disminución de 21 millones. Algunos países han logrado realizar progresos extraordinarios. Benin, por ejemplo, tenía en 1999 una de las tasas netas de escolarización más bajas del mundo, pero hoy en día se halla posiblemente por buen camino para conseguir la universalización de la enseñanza primaria de aquí a 2015.
El porcentaje de niñas sin escolarizar ha disminuido, pasando del 58% al 54%, y la disparidad entre los sexos en la enseñanza primaria se está reduciendo en muchos países.
Entre el decenio 1985–1994 y el periodo 2000–2007, la tasa de alfabetización de los adultos aumentó en un 10% y actualmente se cifra en un 84%. El número de mujeres alfabetizadas aumentó a un ritmo más rápido que el de los hombres.
Pero, como pone de relieve el Informe, aún queda mucho por hacer. La malnutrición afecta a unos 175 millones de niños cada año y constituye un problema de emergencia, tanto en el plano de la salud como en el de la educación.
En 2007 había 72 millones de niños sin escolarizar. Si todo sigue igual, en 2015 habrá todavía 56 millones de niños privados de escuela. Un 54% aproximadamente de los niños sin escolarizar son niñas. En el África Subsahariana hay unos 12 millones de niñas que corren el riesgo de no ingresar nunca en una escuela. En el Yemen, un 80% de las niñas sin escolarizar nunca irán probablemente a la escuela, mientras que en el caso de los varones ese porcentaje se cifra en un 36%.
La alfabetización sigue siendo uno de los objetivos de la educación a los que menos atención se presta. En efecto, en el mundo hay actualmente 759 millones de personas adultas que no saben leer ni escribir y dos tercios de ellas son mujeres.
Millones de niños acaban la escuela sin haber adquirido los conocimientos básicos necesarios. En algunos países del África Subsahariana, la probabilidad de que los adultos jóvenes con cinco años de estudios sean analfabetos se cifra en un 40%. En Ecuador, Guatemala y la República Dominicana, menos de la mitad de los alumnos del tercer grado de primaria poseen competencias en lectura superiores a las más elementales. Para lograr la universalización de la enseñanza primaria será necesario crear 1.900.000 nuevas plazas de maestros de aquí a 2015.

Llegar a los marginados

Los gobiernos no logran tratar las causas profundas de la marginación en la educación. El nuevo conjunto de datos sobre la penuria de educación y la marginación en la educación pone de manifiesto el grado de exclusión existente en ochenta países.
En 22 países, el 30% o más, de los adultos jóvenes han cursado menos de cuatro años de estudios, y ese porcentaje se eleva a un 50%, o más, en once países del África Subsahariana.
Las desigualdades se acumulan a menudo y agravan el riesgo de marginación. En Turquía, el 43% de las niñas de las familias más pobres de habla kurda cursan menos de dos años de estudios, cuando el promedio nacional es del 6%, y en Nigeria el 97% de las niñas pobres de habla hausa reciben también menos de dos años de educación.
La inacción contra las desigualdades, la estigmatización y las discriminaciones emanadas de nivel de ingresos, la desigualdad entre los sexos, la etnia, el idioma, el lugar de domiciliación y la discapacidad están retrasando los progresos hacia la Educación para Todos.
Desde el Informe se pone de manifiesto la necesidad de crear sistemas educativos integradores, y se propugna la adopción de medidas tendentes a la consecución de objetivos como ampliar el acceso de los grupos excluidos a la educación haciéndola más asequible mediante la reducción de los costos, acercando las escuelas a las comunidades marginadas y creando programas educativos que ofrezcan una “segunda oportunidad”, y mejorar el entorno del aprendizaje distribuyendo equitativamente los efectivos de docentes cualificados, centrando la ayuda financiera y pedagógica en las escuelas desfavorecidas y dispensando una enseñanza intercultural y bilingüe.

Protección social

Asimismo se reclama ampliar los derechos y ofrecer más oportunidades, aplicando efectivamente la legislación contra las discriminaciones, ofreciendo programas de protección social y redistribuyendo los fondos públicos.
En el Informe se señala a este respecto que “aunque la ayuda global ha aumentado, los compromisos de ayuda no bastan para obtener los 50.000 millones de dólares prometidos en 2005”. África es la región que debe afrontar el mayor déficit de financiación previsto: 18.000 millones de dólares, según las estimaciones efectuadas.
La ayuda a la educación ha aumentado, pero los compromisos se han estancado recientemente. Los compromisos de ayuda a la educación básica disminuyeron en un 22%, descendiendo a la suma de 4.300 millones de dólares en 2007.
Por otra parte, la ayuda a la educación no siempre va a parar a quienes más la necesitan. Algunos donantes siguen sin dar la prioridad necesaria a la educación básica. Los países que son víctimas de conflictos no están recibiendo ayuda suficiente, lo cual merma sus perspectivas de recuperación.
La educación carece de un marco multilateral sólido para acelerar los progresos, ya que adolece de una base de donantes suficientemente amplia y carece de fuentes de financiación privadas.
En el Informe se estima que el déficit de financiación para alcanzar los objetivos de la EPT en los países de ingresos bajos se cifra en unos 16.000 millones de dólares anuales.
Finalmente, en el Informe se señala que “el marco multilateral internacional de cooperación en el campo de la educación se tiene que reforzar, llevando a cabo una reforma fundamental de la Iniciativa Vía Rápida (IVR) en favor de la Educación para Todos”, y se precisa que “las Naciones Unidas deberían convocar en 2010 una conferencia sobre compromisos de ayuda de emergencia, a fin de movilizar los recursos financieros suplementarios requeridos y cumplir así el compromiso contraído en el Foro Mundial sobre la Educación de Dakar”.

 

arriba