La Convención sobre los
Derechos del Niño cumple 20 años

El Gobierno hace una declaración oficial de apoyo  a los derechos de la infancia

El 20 de noviembre de 1989 fue aprobada la Convención sobre los Derechos del Niño por Naciones Unidas. Desde entonces, la Convención se ha convertido en el tratado internacional más ratificado de la historia, con la excepción de Estados Unidos y Somalia. Con motivo de la celebración del Día Universal del Niño se han realizado infinidad de declaraciones, fiestas y conmemoraciones, que han recordado la necesidad de aunar esfuerzos para hacer realidad sus propuestas y valores en todo el mundo.

Madrid.
El origen de la actual Convención sobre los Derechos del Niño se remonta a 1923, año en el que Eglatyne Jebb, fundadora de Save the Children, escribía la primera Declaración de los Derechos del Niño adoptada por la Liga de las Naciones, la precursora de la ONU.
Desde que en 1989 la Asamblea general de Naciones Unidas aprobara la Convención sobre los Derechos del Niño se han producido grandes avances en los derechos de los niños y de las niñas, recuerda Save the Children. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Cada año casi nueve millones de niños y niñas pierden la vida en el mundo antes de cumplir los cinco años.
En España más 13% de los niños y niñas viven en familias por debajo del umbral de la pobreza y nuestro país es uno de los principales destinos de las redes de trata de niños y niñas. Save the Children recuerda que “son muchos los avances que hemos logrado pero enormes los retos a los que nos enfrentamos”.

Una prioridad

El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta de los Ministerios de Educación y de Sanidad y Política Social, una Declaración con motivo de esta fecha, en la que se precisa que “las Naciones Unidas decidieron que el 20 de noviembre se celebre en todo el mundo el Día Universal de los Derechos de la Infancia, para recordar que todos los días del año la sociedad y los Gobiernos debemos tener presente como prioridad la atención a las necesidades de los niños y niñas”. En la delcla ración se señala que “la educación es el camino que nos hace superar las diferencias personales, sociales, económicas y culturales de nuestros orígenes. La educación es el principal factor del desarrollo integral de las personas, contribuye al crecimiento del capital social y es un elemento imprescindible de cohesión. Consigue que los ciudadanos alcancen el máximo desarrollo de sus capacidades, individuales y sociales. En definitiva, nos hace iguales y contribuye a que los más pequeños tengan una infancia más feliz”.
El resto de la declaración apunta que “entre todos tenemos que conseguir que valores como la igualdad, la solidaridad y la justicia social queden reflejados en las leyes de todo el mundo, y que esos deseos lleven consigo recursos materiales y legales para que se cumplan los derechos y libertades de los más pequeños.
No debemos olvidar en un día como hoy que no todos los niños y niñas tienen las mismas oportunidades en el mundo, y que muchos niños, por sus problemas familiares o por razones económicas, sociales o culturales, tienen una vida más difícil y que merecen nuestro apoyo, especialmente de los Gobiernos que debemos garantizar su cuidado y protección.
Según datos de la UNESCO, casi dos tercios de los menores de edad que todavía no van a la escuela son niñas y el 70 por 100 de ellas viven en los países árabes, Asia y África. Por ello las políticas a favor de la infancia también deben tener en consideración la perspectiva de género.
En España, a lo largo del período democrático, las políticas dirigidas a la infancia han estado inspiradas en los principios de esta Convención. Esta celebración nos permite insistir en la necesidad de que las niñas y los niños han de estar presentes en las preocupaciones de la sociedad y de los gobiernos, para asegurar su bienestar y sus derechos a la educación, a la salud, a la cultura, el derecho a la intimidad, a la libertad de expresión, a la protección contra los malos tratos, a la responsabilidad de los padres y madres en la atención diaria, el derecho al juego y al descanso, así como la protección contra el trabajo peligroso y la explotación laboral, en definitiva, al derecho a una vida digna.
La sociedad española lleva trabajando muchos años con el objetivo de cumplir con estos principios, contribuyendo así a alcanzar la justicia, dignidad humana y bienestar de todos los niños y niñas de nuestro país.
Asumimos el compromiso colectivo de seguir trabajando por los niños y niñas de nuestro país, y también de seguir colaborando con el resto de los países en la defensa de estos principios”.

Referente de los derechos de la infancia

Por otro lado, con motivo de la celebración, FETE-UGT ha emitido un comunicado en el que precisa que “la Convención es el referente por excelencia sobre los derechos del colectivo infantil, y es un marco legal que los recapitula, que aporta una visión sobre las niñas y los niños basada en una nueva cultura de la infancia en la que las personas menores de 18 años no son tratadas como objeto de protección, sino como sujetos de derechos, ciudadanos y ciudadanas del presente”.
La Convención obliga a los Estados que la han ratificado a tener la legislación y los medios necesarios para salvaguardar los derechos de las personas menores de 18 años ya que, al ser un tratado, forma parte del Derecho del país que la firma. Esta puesta en práctica se traduce en la creación de normas internas, tanto constitucionales como legales, que asumen específicamente los derechos del colectivo infantil.
No debemos olvidar que el logro efectivo de los derechos depende de una suma de factores en los que entran diferentes agentes implicados: el Estado, la sociedad civil, las instituciones públicas y privadas y los propios niños y niñas.
Para llevar a la práctica estos derechos es preciso hacer leyes y medidas concretas a aplicar, poner medios para llevarlas a cabo para respetar, como Estado, los derechos y facilitar a la ciudadanía (incluido el colectivo infantil) su corresponsabilidad, así como velar porque la misma no ponga en peligro los derechos de la infancia. También la ciudadanía tiene la obligación de pedir al Estado que adopte las leyes y medidas necesarias.

Sociedades más justas

Por su parte, la organización Global Humanitaria reclamó, en el marco de la celebración de este Día Mundial, una Educación Primaria Universal que permita el acceso de las niñas a este derecho y lograr construir "sociedades más justas". Este es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en el que, según indicó la organización, se ha avanzado de forma "notable" en la última década aunque, cerca de 70 países quedarán fuera del cumplimiento de este objetivo en 2015, según las propias estimaciones de Naciones Unidas.
En muchas partes del mundo, la tasa de analfabetismo entre las mujeres adultas sigue siendo elevada como consecuencia de la falta de acceso a la educación durante la infancia, ante lo cual, las estrategias para combatir el analfabetismo femenino deben ocuparse "especialmente" de garantizar el acceso de la mujer a la educación básica en condiciones de igualdad y lograr que finalicen dicha educación.
Según explicó Global Humanitaria en un comunicado, son diversos los estudios internacionales que han demostrado que un aumento en el porcentaje de madres con educación primaria está asociado a reducciones en la tasa de mortalidad infantil y a una mejor nutrición de los hijos, además de resultar determinante para afianzar la educación básica de sus descendientes.

Concurso “Dibújame un derecho”

Asimismo, la Comisión Europea ha convocado el concurso "¡Dibújame un derecho!" destinado a los niños europeos de entre 14 y 18 años en coincidencia con el vigésimo aniversario de la Convención de los Derechos del niño de las Naciones Unidas (ONU). Los pequeños deberán diseñar un cartel que tenga como motivo uno de los derechos consagrados en la Convención, de tal manera que conozcan mejor cuáles son sus derechos fundamentales y de esa forma estén mejor preparados para defenderlos.
Según declaró el vicepresidente de la CE, Jacques Barrot, "garantizar y promover los derechos de la infancia es la mejor manera de celebrar el veinte aniversario de la Convención sobre los derechos del niño, mientras que al mismo tiempo sirve para reafirmar un valor europeo fundamental".
Los ganadores de este concurso por equipos viajarán a Bruselas en mayo de 2010 para conocer las instituciones europeas y participar de la entrega de premios.

 

Según datos de la UNESCO, aún hay 75 millones de menores de edad que  no están escolarizados, y de ellos casi dos tercios son niñas.
arriba