El Museo de la Biblioteca Nacional expone la muestra "Grandes páginas para una pequeña historia de la Astronomía"

El corresponsal de guerra Vasili Grossman. El escritor y periodista ruso Vasili Grossman (Berdíchev, 1905-Moscú, 1964) fue corresponsal de guerra en primera línea de fuego con el ejército soviético durante toda la Segunda Guerra Mundial. En sus crónicas y en sus obras literarias supo plasmar el impresionante fresco de la batalla de Stalingrado, el avance inexorable de las tropas soviéticas hasta las puertas de Berlín o los horrores de Treblinka, de los que fue el primero en dar testimonio en una crónica que fue citada en el Tribunal de Nuremberg. Grossman no fue un observador desapasionado de lo que él mismo llamaba “la verdad despiadada de la guerra”.
Después del sorprendente éxito editorial conseguido con la publicación de su monumental novela Vida y destino  y de su testamento literario, Todo fluye, por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, estas editoriales prosiguen con la recuperación de la obra de uno de los nombres fundamentales de la literatura del siglo XX. En este caso, con la edición íntegra por primera vez en España, en un solo volumen, de sus crónicas y relatos escritos mientras acompañaba al Ejército Rojo: Años de guerra, una memoria de ritmo trepidante, de los combates calle por calle, casa por casa, bajo un incesante fuego de artillería, y de las historias humanas que aún en circunstancias de supervivencia perviven bajo las bombas.

 
   

Pionero Narcís Monturiol. Ciento cincuenta años después de que se botara el Ictineo en el puerto de Barcelona, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), el Museo del Empordà de Figueres y el Museo Marítim de Barcelona se han unido en una iniciativa conjunta con el fin de contribuir a difundir la figura de Narcís Monturiol y sus aportaciones a la historia de la navegación submarina. Cada uno de estos dos museos -que conservan un importante fondo entorno la figura de Narcís Monturiol- acogen en una exposición dos visiones complementarias del personaje.
En el Museo del Empordà, Narcís Monturiol, Una voz, entre utopía y realidad, que se podrá visitar hasta el 21 de febrero de 2010, ofrece una visión del personaje fundamentalmente a través de una selección de sus escritos, algunos de los cuales inéditos hasta ahora y mediante dispositivos de audio donde se escucha la voz de Narcís Monturiol que ha llegado hasta hoy a través de su legado en publicaciones políticas y científicas, y también de sus escritos de cariz más personal: cartas a la familia, compañeros y amigos.
En el Museu Marítim de Barcelona se exhibe Inmersión! Monturiol y la conquista del fondo del mar hasta 30 de mayo de 2010, un recorrido por una parte, entorno a la motivación, la fascinación que ejerce el descubrimiento del fondo marino, la experiencia sensorial que se desprende del viaje submarino y los sueños que proyecta en el imaginario aventurero de niños y adultos. Por otra parte, muestra la materialización de esta curiosidad hacia el fondo marino con la creación de diferentes artilugios submarinos a lo largo de la historia, centrando su atención en los submarinos de cariz civil y científico, y también en las aportaciones realizadas por Monturiol en la construcción de estos artilugios. La reflexión sobre todo lo que todavía queda por descubrir en la conquista del fondo de mar y sobre los monstruos marinos reales que pueblan sus aguas cierra la muestra.

 
   

Contra el Guernica. Indignación fue el sentimiento más extendido en España en 1982 cuando se publicó por primera vez el Contra el Guernica, una obra que a pesar de la contrariedad e incluso la ira de algunos no ha perdido actualidad con el paso de los años. En sus páginas el pintor Antonio Saura denuncia el “griterío demente” que suscitó la llegada de la obra más emblemática de Pablo Picasso a España, su posterior instalación en el Casón del Buen Retiro en Madrid, y su traslado al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en 1992.
Con ironía y humor el autor vuelca en el libro su vehemente rechazo por la ignorancia cultural de España e incluso por sí mismo: “Desprecio al pintamonas en ejercicio Antonio Saura, admirador de Picasso”, al tiempo que alaba al pintor malagueño: “Detesto esta letanía, que debiendo haber sido un réquiem para el caduco Guernica puede tomarse para muchos como en encendido elogio frente a su resurrección en la blancura”.
Ahora, Contra el Guernica, editado conjuntamente por Archives Antonio Saura,  Ediciones La Central y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, sale al mercado tal como fue publicado por Ediciones Turner en 1982, e incluye Réquiem para el Guernica, redactado para Il giornale dell’arte y El País en 1992, y La règle du jeu en 1993. Además, se incluye un artículo Para salvar el Guernica, publicado en El País en 1997 y, posteriormente, en Crónicas, en el que Saura se muestra en contra de las pretensiones del gobierno vasco de trasladar el Guernica al Museo Guggenheim de Bilbao. Esta edición, incluye además un prefacio de Félix de Azúa, Razones del odio, sinrazones del amor.

 
   

Alejandro Sawa/Max Estrella. El centenario del fallecimiento de Alejandro Sawa (Sevilla, 15 de marzo de 1862- Madrid, 3 de marzo de 1909) está convocando diversos actos y conferencias que recuerdan a este autor de ascendencia griega y  su época. Representante prototípico de la literatura de entresiglos, Sawa dejó cientos de artículos y novelas de un naturalismo radical que recorren el periodo decisivo de la historia de España de la crisis finisecular.
Su forma de estar, su personalidad, de “andaluz hiperbólico” que se bebía la vida a sorbos en las tertulias de los cafés de Madrid y París, persiguiendo sus iluminaciones en la sombra, hizo que novelistas de la Generación del 98 lo evocaran en algunas de sus obras, como Pío Baroja en El árbol de la ciencia o Valle-Inclán, que en Luces de bohemia, literaturizó su vida a través del personaje central de la comedia, Max Estrella.
El último de los homenajes tiene lugar del 1 al 3 de diciembre en la Biblioteca Nacional. Una decena de especialistas coordinados por la profesora, académica y escritora Amelina Correa Ramón analizarán en tres sesiones temáticas el momento crucial que supuso la Edad de Plata de la cultura española desde la perspectiva de aquel mítico personaje que fue Alejandro Sawa.

 
   

80 años de El perro andaluz. La Academia de Cine, el Centro Buñuel de Calanda, Tabakalera, La Lonja (Zaragoza), el MEIAC y la Sociedad estatal de conmemoraciones culturales (SECC) se han unido para poner en marcha el proyecto “Un perro andaluz. 80 años después”, la demostración de la vigencia que sigue teniendo una de las obras más importantes de la historia del cine y más influyentes de la cultura visual contemporánea.
En 1929 Luis Buñuel escribió, en colaboración con Salvador Dalí, el guión de Un perro andaluz, considerada como una obra maestra en la que se reflejan y aglutinan todos los elementos que caracterizan al Surrealismo como movimiento artístico. En el año en que se cumple su ochenta aniversario la exposición, que hasta el 17 de enero acoge el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, en Badajoz, busca acercarse al complejo nudo de relaciones y significados que encierra la película y abordarla desde múltiples perspectivas desde un claro enfoque hispánico.
En sus distintos apartados, además de la proyección de la versión restaurada de la película, se presentan piezas y documentos de múltiples y variadas disciplinas: fotografías, recortes de prensa, documentación, guiones, revistas, objetos, pintura... además de fragmentos de películas y documentos sonoros de la época.

 
     
arriba