Gemma Rauret, nueva directora de la
Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad
y Acreditación (ANECA)

Madrid. La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, presidió, el pasado 19 de junio, la reunión del Patronato de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA).
En el transcurso de la reunión el Patronato de la ANECA nombró nueva directora de este organismo, a propuesta de la ministra de Educación y Ciencia, a Gemma Rauret Dalmau.
La nueva directora de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación sucede en este cargo a Francisco Marcellán, nombrado recientemente secretario general de Política Científica y Tecnológica del Ministerio de Educación y Ciencia.
Gemma Rauret Dalmau, nacida en Barcelona, es licenciada en Química y doctora en Ciencias por la Universidad de Barcelona, y desde 1998 desempeñaba el cargo de directora de la Agencia per la Qualitat de Sistema Universitari de Catalunya (AQU).
Rauret Dalmau ha publicado alrededor de 200 trabajos de investigación sobre temas de química analítica ambiental en revistas internacionales especializadas, y ha participado y coordinado numerosos proyectos de investigación  internacionales en la Unión Europea, entre ellos varios del programa de radioprotección relacionado con el accidente nuclear de Chernóbil.
En el año 1992 le fue concedida por la Generalitat de Catalunya la medalla Narcís Monturiol al mérito en la investigación científica.


Gemma Rauret
Dalmau. (Foto:
Rafael Martínez)
 
 
 

El Consejo de Coordinación Universitaria incrementa las plazas de Medicina en un 9,07% para el próximo curso 2006-2007  

Madrid. El Consejo de Coordinación Universitaria, máximo órgano consultivo y de coordinación del sistema universitario, ha aprobado para el próximo curso 2006-2007 un incremento del 9,07% en el número total de plazas ofertadas para estudiantes de Medicina en las universidades públicas, lo que representa casi 400 nuevas plazas.
Es la primera vez desde hace más de 20 años que se produce un aumento en esta oferta que, hasta ahora, había estado congelada para corregir los desajustes entre el número de licenciados y el de plazas MIR, y evitar que se crearan bolsas de médicos en situación de desempleo. La realidad actual de la sociedad española es muy distinta a la de los años 70, cuando se establecieron los numerus clausus en los estudios de Medicina, principalmente por la conveniencia de abordar la planificación de las necesidades futuras de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud, especialmente ante la falta de médicos que está empezando a observarse en determinadas especialidades. Este es el objetivo principal del importante aumento en el número de plazas para estudiantes de Medicina en las facultades españolas que ha aprobado el Consejo de Coordinación Universitaria, y que responde a la solicitud efectuada por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Planificación de las necesidades de personal del SNS. La situación de escasez de facultativos es uno de los problemas que afectan a la profesión médica no sólo en nuestro país sino también en el resto de la Unión Europea e, incluso, a nivel mundial, tal como han subrayado recientemente tanto la OCDE como la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En España, la necesidad de aumentar la oferta de plazas para estudiantes de Medicina en las universidades, así como el número de médicos en el Sistema Nacional de Salud, responde a diversos factores. En primer lugar, se ha producido un envejecimiento de la población y un incremento global de la misma, con la consecuente mayor demanda de atención sanitaria. Además, en los últimos años hemos asistido a la irrupción de nuevas enfermedades, a la ampliación de la cartera de servicios, a la apertura de nuevos hospitales y centros sanitarios y a la puesta en marcha de técnicas más complejas y sofisticadas que requieren de más especialistas y de una mayor formación de los mismos.
Por otro lado, los estudios demográficos hacen hincapié en el envejecimiento progresivo del colectivo de médicos en nuestro país, así como en otros factores que pueden influir en la necesidad de ir incorporando nuevos profesionales. Factores como la jubilación a los 65 años, la aplicación del límite máximo de 150 horas en la jornada especial o la conciliación de la vida familiar y laboral.
Además, este año por vez primera han quedado plazas de MIR sin cubrir (un total de 87) como consecuencia de la falta de licenciados y del progresivo incremento de la oferta de estas plazas durante las últimas convocatorias. Esta circunstancia ha llevado también a las autoridades sanitarias a solicitar el aumento del número de plazas en las facultades.
Todas estas realidades están siendo analizadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo que, en la actualidad, está elaborando un estudio que ofrezca información detallada sobre las necesidades futuras de médicos especialistas en nuestro país para acometer, en colaboración con las Comunidades Autónomas, las medidas que sean necesarias para garantizar que el Sistema Nacional de Salud cuenta con los profesionales que demanda la sociedad. Este estudio permitirá que el Consejo de Coordinación Universitaria disponga de los datos necesarios para modular la oferta de plazas en los estudios de Medicina en los próximos cursos.

 
 

El Rey Juan Carlos preside el 150º
Aniversario de la creación de la Escuela de Ingenieros Agrónomos
de la UPM

Madrid. El Rey don Juan Carlos presidió, el día 21 de junio, el acto conmemorativo del 150 Aniversario de la creación de la Escuela Central de Agricultura, origen de la actual Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la carrera de Ingeniero Agrónomo.
Con esta ceremonia, don Juan Carlos clausuró los actos conmemorativos del aniversario. El Rey de España estuvo acompañado por Elena Espinosa, ministra de Agricultura; Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid; Javier Uceda, rector de la Universidad Politécnica de Madrid, y Jesús Vázquez Minguela, director de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos.
Jaime Lamo de Espinosa, catedrático de la ETSIA-UPM y ex ministro de Agricultura, pronunció la lección de clausura, en la que trazó la evolución de la Ingeniería Agronómica en sus 150 años de historia.
En su discurso, don Juan Carlos destacó la labor de los ingenieros agrónomos en la evolución de la Agricultura, que se convertido en un “elemento clave en la ordenación del territorio” y que se asoma hoy “a nuevas variables en las preocupaciones de la sociedad y a sus posibles soluciones: la mayor la mayor competitividad que impone la globalización, la escasez de los recursos, las nuevas tecnologías, el desarrollo sostenible, el cambio climático o la sequía”.  “Sin vuestra aportación, dijo don Juan Carlos a los Ingenieros Agrónomos, no sería fácil explicar el gran crecimiento experimentado por España en los últimos siglos.
La primera promoción de la Escuela data de 1861, y la formaron 5 ingenieros. La última, la número 145, la integran 243 nuevos ingenieros agrónomos, de ellos, 125 mujeres. En total, desde su fundación, 6445 ingenieros agrónomos se han formado en sus aulas.
La creación de la Escuela, explicó en su intervención Jesús Vázquez Minguela, su director, se produce en un periodo en el que “se consideraba a la tierra como fuente única de la riqueza”, para luego contribuir a los progresos que se hicieron históricamente en el sector agrario en nuestro país.
La Escuela Central de Agricultura fue creada en 1855, durante el reinado de Isabel II, tuvo su primera sede en Aranjuez para ocupar, años después, las fincas de la Florida y la Moncloa. Sus campos de prácticas, coincidiendo con la conmemoración de las Bodas de Plata del Rey Alfonso XII con la Corona, se transformarían en 1917 en el Campus de la Ciudad Universitaria de Madrid. Desde sus principios, se caracterizó por su programa y filosofía docente, afirmó el profesor Vázquez Minguela, con una formación “integral y sólida”, que ha permitido formar profesionales bien capacitados, base “indispensable de la investigación”, y que ha contribuido a que España ocupe el sexto lugar en el Listado de Valoración Internacional de la Ciencia, en el campo de las Ciencias Agrícolas.

 
   
arriba